Blogia
DIDÁCTICA de la FILOSOFÍA

Cuentos filosóficos

Cuentos filosóficos

Continuando la línea marcada por libros como 101 problemas de filosofía de Martin Cohen, al que siguió 101 dilemas éticos) y Los cien táleros de Kant de Pietro Emanuele, dos ejemplos excelentes de cómo se pueden escribir libros divertidos de filosofía, la editorial Alianza ha publicado recientemente una pequeña obra de arte que se titula 39 (simples) cuentos filosóficos, escrita por dos filósofos italianos, Roberto Casati y Achille Varzi. El título en italiano es Semplicità insormontabili - 39 storie filosofiche y quizás podría haberse traducido mejor por 39 escenas filosóficas cotidianas que podrían ser incluso verdaderas, pues el libro describe de forma directa 39 situaciones posibles (E se non è vero, è ben trovato!) y plausibles de nuestra cotidianidad posmoderna en las que se presentan algunos problemas filosóficos, como la identidad personal o las paradojas del lenguaje y los números. Son historias breves de unas dos o tres páginas (en tamaño folio ocuparían probablemente una carilla, a lo sumo dos) donde con gran maestría literaria (no tanto lingüística, sino más bien argumental o narrativa), los autores nos muestran de forma contundente que la realidad es problemática y está henchida de problemas filosóficos que nos abofetean en la cara en cuanto nos da por rascar un poco en la superficie. Ideales para suscitar el debate en clase y el interés de los alumnos por el quehacer filosófico.
Algunas historias, como la de la mujer que toma una píldora en el avión para dormirse y que le permite hablar con su compañero de asiento como si estuviese despierta, o la del tipo meticuloso que acude a una tienda porque en la calle hay un cartel que le ordena imperiosamente que "pase por aquí", o la de aquella fundación que otorga una beca al tercer mejor alumno de la clase (y que según avanza la narración desemboca en una parodia que haría las delicias de nuestro Estacio), o la del juicio a un carpintero que pretende cobrar el doble de precio inicial del mueble argumentando que éste está compuesto de dos entidades distintas, el mueble ya montado y las piezas que lo componen (eso ya lo saben los de Ikea), o ésa que actualiza la famosa "paradoja de Newcomb" son las que en este momento me vienen a la mente, aunque podría citar otras muchas igual de jugosas y sorprendentes. Una obra muy fresca, trufada de ironía, parodia y humor, que hará las delicias de los filósofos menos enmohecidos del orbe hispanoamericano.
En suma, una auténtica delicia.

Gabriel A.


P.D. Estoy seguro que en nuestro país podríamos hacer cosas
similares...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

antonio -

Gracias Gabriel, Samuel y Gabacha por vuestro repaso a Ferry. Recuerdo también un librito llamado el hombre-dios... en la línea de laico comprensivo con lo espiritual. ¡Como Savater ¡Habéis visto!

la gabacha -

Mejor no mires porque ya sabes que a los franchutes les ponen las miradas penetrantes. lueJo nos vemos pero no nos miramos

samuel izquierdo -

He querido decir "lujo de comentario". Que luego... No miro a nadie.Jejeje.

samuel izquierdo -

Antonio, haz caso a la gabacha. Como podéis comprobar por su comentario sabe bien de lo que habla y además escribe muy bien en nuestro/su idioma. ¡Qué luejo de comentario!. Muchas gracias, gabacha.

una gabacha -

El libro de Ferry aprender a vivir es un best-seller en Francia pero se suele decir de él que es de esos libros que se compran y que no se leen . Como dice Gabriel no es un libro tan atractivo como su título y si se vendió tanto, es porque Ferry además de formar parte en Francia de estos intelectuales mediáticos que sufren del síndrome de "apostrophes" (el programa literario que dictó las ventas literarias al norte de los Pirineos durante decadas) o sea que venden bien porque hablan bien en los platós , y tienen además un fisico pseudo -romántico con camisas blancas y miradas penetrantes. Con este último libro se apuntó como buen nuevo filósofo que es, al carro del maestro en la materia : BHL Bernard Henri Levy ( ése hizo lo mismo con su " Siècle de Sartre" tostón si los hay , mal escrito y , mal estructurado );es que a los gabachos les ponen los intelectuales y los debates de sociedad . Además el tío necesitaba aprovechar la popularidad o la incluso impopularidad de sus dos años como jefe de la empresa más grande de Francia o sea el ministerio de educación , también llamado el mamut, en los que defendió a pies juntillas el principio de laicidad ( y eso sí que es de agradecer), tal digno heredero de su tatarabuelo Jules, fundador de los principios de la enseñanza pública , laica , obligatoria y gratis, pilar de la república gala. Para terminar decir que formó parte del gobierno de de Villepin , y que en cuanto a su oportunismo no sé si se puede considerar una casualidad que coincidieran su despedida como ministro y la publicación de este libro y su gira por todos los programas de tele y radio. Ahora mismo es animador de programas de radio en los que ilumina con sus luces a sus conciudadanos acerca de las próximas elecciones presidenciales.

samuel izquierdo -

Antonio, a Ferry lo tuve que estudiar en la Facultad para Antropología Filosófica II, que impartía Jacinto Choza. En concreto, el texto de Ferry era El Nuevo Orden Ecológico (Tusquets, Barcelona, 1994). De él recuerdo, tal vez por ser el tema más polémico, el que más dio que hablar, discutir, perorar, pontificar y finalmente, execrar en nuestras vesánicas clases, el análisis que Ferry hace de la relación entre ecología y nacionalsocialismo, aunque dejaba bien claro, desde el principio que "La presencia de un auténtico interés por la ecología en el seno del movimiento nacionalsocialista no constituye, en mi opinión, una objeción pertinente a la hora de hacer un examen crítico de la ecología contemporánea." Ya se sabe, con respecto a aquellos estudiantes entre los que me contaba, ese descubrimiento era algo así como sorprender fortuitamente a los progenitores practicando la placentera y gozosa gimnasia sexual, a edad temprana. Esto es: ¡el Mal absoluto sin pizca de bien (nacionalsocialismo) y el Bien absoluto sin átomo de mal (ecología) mezclados! ¿Cómo podía ser? Ferry nos descubrió que aquello no era una suerte de travestismo ideológico, las pautas hermenéuticas al uso, esas que establecen una línea de continuidad entre nazismo y romanticismo eran erróneas y se debían a interpretaciones “muy interesadas” menos interesantes, que diría Herr Estacio. Además traslucían un profundo desconocimiento de los mitos y las ideas generadoras de las que se alimentaban, los nazis. El libro de Ferry va mucho más allá de la mera anécdota de un Hitler cruzado verde-vegetariano y antitabaco. Muy recomendable, en esos tiempos de calentamientos globales patrocinados por Gores y Greenpeace televisivos. Luego no le he seguido la pista. Y si el Gabrié dice que escalador de carros editoriales de los que obtener buenos dividendos, le creeré. Pero teniendo en cuenta tus intereses en cuanto a investigación y autoformación, te recomiendo la lectura atenta del libro de Ferry sobre el que sé que han llovido ríos de tinta, de un lado a otro del espectro político y de lo más variopintos.

Gabriel -

He ojeado el libro de Ferry y no me ha parecido tan atractivo como su título, para mi paladar, demasiado teórico y oportunista. Ferry se ha apuntado al carro de la divulgación filosófica recientemente (hasta ha sacado un libro sobre Kant). En el emule puede encontrarse una orginal historia de la filosofía (en gabacho, bien sur) más interesante que el susodicho libro.

antonio -

Le echaré un vistazo. Lo breve suele ser útil para las clases.Por mi parte, he visto en un escaparate "Aprender a vivir" de Luc Ferry, filosofía para mentes jóvenes. ¿Sabes/sabeis algo de él? ¿merece la pena entrar a preguntar?

Profe Portillo -

Acabo de conseguirlo, aún no lo he mirado, pero me llamó la atención. Hojeándolo me ha parecido bueno. Tengo que buscar cosas para usarlas en clase y ver que tal van.

Gabriel -

Es que eso de "simple" en el título no me gusta nada (¿es acaso simple la fórmula de la relatividad? ¿Es simple un cuento de Borges o un aforismo de Monterroso?), son historias breves cotidianas, aparentemente sencillas, pero filosóficamente muy densas, con una escritura muy ágil, muy cinematográfica (algunas podrían incluso inspirar un cort; en ocasiones me recordaba al humor de Tip y Coll o de los hermanos Marx). Otros títulos posibles podrían haber sido: 39 historias filosóficas que podrían sucederte hoy o quizás mañana, Historias filosóficos para leer antes de dormir, historias filosóficas que dan mucho que pensar. Eso es lo importane "phil food" de alto contenido noético para pensar. Que nos hace mucha falta.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres