Blogia
DIDÁCTICA de la FILOSOFÍA

Las terapias Morita y Saito ¿Psicología o filosofía práctica... oriental?

Las terapias Morita y Saito ¿Psicología o filosofía práctica... oriental?



Cuando el cerebro se ve afectado por la ansiedad, retornar a un estado mental normal parece imposible. La terapia de Saito ha servido para curar a muchas personas propensas de la ansiedad (incluido al autor) incluso con los casos difíciles donde la terapia cognitivo conductual no funcionó.

Las principales bases de la terapia de Saito:
1.Reconocimiento de que este trastorno es el resultado de un desequilibrio químico del cerebro.
2.Darte cuenta que no puedes superar esta enfermedad con el poder del deseo y el esfuerzo.
3.Reconocer que la paciencia no puede superar el dolor mental de la ansiedad.
4.Comprender que la liberación de la ansiedad ocurre en un instante, no gradualmente.
5.¡Estate en el presente! No te permitas imaginar el futuro. Pasamos a través del miedo mientras hacemos algo. Esta es la actitud más importante, hacer algo en vez de no hacer nada.
6.Trabajar en la extroversión y la actividad como modelo de salud que disuelve la ansiedad en contraste con la introversión y el estancamiento. La gente ansiosa centra la atención en cómo está su interior. Pero la salud tiende al exterior. Estar saludable es observar el mundo exterior sin compararse, por ejemplo, ser un individuo con percepción que no piensa en uno mismo.

Es una modificación de la terapia Morita... (Perspectivas Asiáticas Sobre Métodos de Curación)
“El concepto clave en la Terapia Morita es el deseo por la vida,” dice Ishu Ishiyama, profesor asociado de psicología de asesoramiento. “Esta filosofía acerca de la naturaleza humana ayuda a la gente a sobrepasar la autoreflexión excesiva y el impulso de reaccionar en contra de nuestros sentimientos, de tal manera que podamos realizar mejores opciones personales en nuestro futuro.” En su reciente viaje a Japón, Ishiyama entrenó a estudiantes de magisterio en el uso de esta terapia para sobrellevar su propia timidez, indecisión, y ansiedad, de tal manera que a su vez puedan utilizar la terapia para ayudar a sus alumnos a sobrellevar impedimentos similares. Los estudiantes de magisterio fueron incitados a cambiar el foco de sus vidas, en lugar de que sea basado en el humor y los sentimientos, a que se base en la actividad y objetivos. “Muchos indicaron que les hubiese gustado aplicar la terapia para ellos mismos mucho antes,” dice Ishiyama. Un estudiante escribió, “Me quedó claro que no tengo que dejar que mis sentimientos dicten mis acciones, y que de este modo puedo realizar opciones responsables. En general, siento mayor confianza en mis habilidades como persona y como estudiante.” En Japón, la terapia tiene un alto índice de efectividad para tratar problemas de inseguridad y perfeccionismo. Ishiyama le hace conocer estas ideas y aplicaciones de la terapia a profesionales y a estudiantes en educación y ayuda psicológica.(http://educ.ubc.ca/report/spanish/globaloutlook.html)
(Esto no es un consejo médico sino una reflexión sobre la ansiedad como conducta propia de los humanos y el alcance de la filosofía como terapia en trastornos existenciales...)

Antonio Pino

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Cecilia Delgado -

Me gustaría saber donde puedo conseguir libros que traten más a fondo la práctica psicologica en oriente. Si pueden informarme se los agradeceré.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres