Blogia
DIDÁCTICA de la FILOSOFÍA

Orientación filosófica y psicología

Algo más sobre la terapia Morita

Algo más sobre la terapia Morita

¿Cómo puedo curar mi neurosis? yendo a servir la comida que se da asistencialmente a los sin-techo. O, si esto es demasiado difícil, contemplando de verdad las flores...

La terapia Morita tiene sabor del zen porque: 1. ayuda a que los clientes presten atención a la cualidad de las acciones más normales que hacen, 2. enfatiza el valor del servicio a los demás, 3. no está centrado de manera prioritaria en cómo se siente uno, 4. valora la tranquilidad, 5. no acepta una mentalidad de victimismo y 6. pone al cliente en situaciones en las que la oportunidad de aprendizaje experiencial se vea maximizada.
¿Es esto filosofía práctica oriental o psicoterapia?

(Brazier, D. Terapia Zen, Desclée de Brouwer, 1997, pp.148-9)

Antonio Pino

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Las terapias Morita y Saito ¿Psicología o filosofía práctica... oriental?

Las terapias Morita y Saito ¿Psicología o filosofía práctica... oriental?



Cuando el cerebro se ve afectado por la ansiedad, retornar a un estado mental normal parece imposible. La terapia de Saito ha servido para curar a muchas personas propensas de la ansiedad (incluido al autor) incluso con los casos difíciles donde la terapia cognitivo conductual no funcionó.

Las principales bases de la terapia de Saito:
1.Reconocimiento de que este trastorno es el resultado de un desequilibrio químico del cerebro.
2.Darte cuenta que no puedes superar esta enfermedad con el poder del deseo y el esfuerzo.
3.Reconocer que la paciencia no puede superar el dolor mental de la ansiedad.
4.Comprender que la liberación de la ansiedad ocurre en un instante, no gradualmente.
5.¡Estate en el presente! No te permitas imaginar el futuro. Pasamos a través del miedo mientras hacemos algo. Esta es la actitud más importante, hacer algo en vez de no hacer nada.
6.Trabajar en la extroversión y la actividad como modelo de salud que disuelve la ansiedad en contraste con la introversión y el estancamiento. La gente ansiosa centra la atención en cómo está su interior. Pero la salud tiende al exterior. Estar saludable es observar el mundo exterior sin compararse, por ejemplo, ser un individuo con percepción que no piensa en uno mismo.

Es una modificación de la terapia Morita... (Perspectivas Asiáticas Sobre Métodos de Curación)
“El concepto clave en la Terapia Morita es el deseo por la vida,” dice Ishu Ishiyama, profesor asociado de psicología de asesoramiento. “Esta filosofía acerca de la naturaleza humana ayuda a la gente a sobrepasar la autoreflexión excesiva y el impulso de reaccionar en contra de nuestros sentimientos, de tal manera que podamos realizar mejores opciones personales en nuestro futuro.” En su reciente viaje a Japón, Ishiyama entrenó a estudiantes de magisterio en el uso de esta terapia para sobrellevar su propia timidez, indecisión, y ansiedad, de tal manera que a su vez puedan utilizar la terapia para ayudar a sus alumnos a sobrellevar impedimentos similares. Los estudiantes de magisterio fueron incitados a cambiar el foco de sus vidas, en lugar de que sea basado en el humor y los sentimientos, a que se base en la actividad y objetivos. “Muchos indicaron que les hubiese gustado aplicar la terapia para ellos mismos mucho antes,” dice Ishiyama. Un estudiante escribió, “Me quedó claro que no tengo que dejar que mis sentimientos dicten mis acciones, y que de este modo puedo realizar opciones responsables. En general, siento mayor confianza en mis habilidades como persona y como estudiante.” En Japón, la terapia tiene un alto índice de efectividad para tratar problemas de inseguridad y perfeccionismo. Ishiyama le hace conocer estas ideas y aplicaciones de la terapia a profesionales y a estudiantes en educación y ayuda psicológica.(http://educ.ubc.ca/report/spanish/globaloutlook.html)
(Esto no es un consejo médico sino una reflexión sobre la ansiedad como conducta propia de los humanos y el alcance de la filosofía como terapia en trastornos existenciales...)

Antonio Pino

Trátame como si fuera yo...

Trátame como si fuera yo...

Platón dejó escrito que el alma es un espíritu que cayó del cielo y quedó atrapado en nuestro cuerpo, aunque no es seguro que creyera en sus propios mitos. Aristóteles dijo que la psique era estructura, no cosa, pero al cerebro lo confundió con un refrigerador sanguíneo. Descartes, lo sabéis, desarrolló una fisiología hidráulica con la glándula pineal y los espíritus animales: el fantasma dentro de la máquina. Freud pensaba en el psiquismo como en una caldera, todo presión y represión y energía conservada aunque cambiara de forma. ¿Es la máquina de vapor un buen modelo de la vida mental?

Lo cierto es que el cerebro ni recibe, ni almacena, ni reparte energía. Su gelatina gris no es muy probable que venga del cielo. El fantasma está compuesto de neuronas. Y la estructura de Aristóteles está codificada en DNA. ¿Qué hemos aprendido? La conciencia se apaga de noche y el cerebro sigue funcionando. Soñamos todos los mamíferos sin saber por qué, ni para qué, aunque estamos satisfechos con que los ojos se muevan muy rápidos en esa fase. Pavlov tuvo un perro y una luz que lo hacía salivar y Skinner una rata muy lista, pulsadora, enjaulada. Brave new world…

Si usted encuentra una máquina y no consigue distinguirla de un humano, entonces es un humano. ¿Eso es lógico? Los aviones no vuelan como las aves, sus alas son rígidas e inmóviles. ¿Pensamos tal vez como computadoras? La neurona es un sistema receptor-transmisor, quizá una unidad de grabación… ¿y qué más? El impulso nervioso es un proceso electroquímico, hay neurotransmisores, neuromoduladores, neurohormonas, drogas artificiales con la misma forma… y tenemos muchos números: sólo de neuronas, cien mil millones, con mil conexiones cada una y cincuenta tipos de transmisores sinápticos. ¿No es esto suficiente? Tenemos información topográfica, el área de Paul Broca, el córtex auditivo, lóbulos siempre a punto de dañarse por el bien de la ciencia … y no conocemos nada de los mecanismos subyacentes, no entendemos los hechos mentales más simples: tomar una decisión, aprender un número telefónico, recordar con esfuerzo voluntario.

Los huesos y los músculos nos cambian de lugar, pero nunca disponen dónde vamos.
Tendríamos que atraparnos con una percepción correspondiente. Pero esa percepción no existe....

Luis F. Navarro

A PROPÓSITO DE LA FILOSOFÍA PRÁCTICA

A PROPÓSITO DE LA FILOSOFÍA PRÁCTICA

Soy un convencido de que toda filosofía de verdad es filosofía práctica. A diferencia de otros saberes que permiten una escisión entre sujeto y objeto de conocimiento, la filosofía implica siempre toma de conciencia y en esa medida reapropiación. Por ello es un saber radical, o sea desde la raíz, y, como decía Marx, "en las raíces de todas las cosas está el hombre".
¿Significa eso que el movimiento de filosofía práctica es superfluo o mero embalaje comercial? No. Hoy día el verdadero ethos filosófico ha sido traicionado por la Academia, que la recluye como una suerte de saber especialista, precisamente cuando la filosofía se especializa en no especializarse para así estar abierta a la constelación de conocimientos que aportan los saberes de primer grado. El espíritu de seriedad ("la señal de que no se ha comprendido nada", Cioran), la situación de confort y molicie en la que vive el titular de Facultad, convierten la práctica filosófica en un perpetuo comentario de comentario de textos, regido por la divisa "citaos los unos a los otros". La jerga pedante y hermética constituye otro rasgo idiosincrásico de un juego autorreferente y, eo ipso, estéril.
Ante tal escolástica formal y perversa sólo cabe saludar con entusiasmo un proyecto que viene a regenerar a la reflexión filosófica, al reconciliarla con el humus social del que nace y enfatizar su vocación de servicio al hombre.
De ahí el acierto de incluir, al menos en España, en el mismo movimiento actividades aparentemente tan diferentes como los cafés filosóficos, la filosofía para niños o el asesoramiento filosófico. Como en los orígenes, volvemos a descubrir que filosofía y democracia no son más que dos caras de la misma moneda.
Es cierto que toda novedad invoca a los oportunistas, pero es de esperar (en el doble sentido de `espera´ y `esperanza´)que el rigor acabe imperando.

Carlos Estacio

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

ORIENTACIÓN INTEGRAL

ORIENTACIÓN INTEGRAL

Escribo este artículo bajo un doble síndrome: en primer lugar estoy abrumado por la cantidad de contenido de la blog (menos mal que me he acordado del amigo Gabrié y de su método de lectura automática-transversal) y en segundo lugar, después de leer diagonalmente sobre frikis, rap y sietevírgenes, no sólo me siento más carca sino más viejo. En fin, siempre nos quedará Luis, que en estos asuntos siempre me lleva por lo menos burgués y medio de ventaja.
Valga como preámbulo y como práctica del enlazar.

Luis, en su línea irenista habitual (menos cuando disputa conmigo), aboga por que todas las orientaciones tengan su lugar bajo el sol. Enternecedor. Un ángel de ceniza enamorada.
Incluye concesión a fetiche contemporáneo: "libre competencia". Sólo que la libre competencia hoy por hoy dictamina la abrumadura superioridad de la orientación que practican Lola Montero y afín cohorte de nigromantas pelicheras.

No deberíamos olvidar que la filosofía nace con una declaración de guerra a la mitología reinante y no precisamente proponiendo armisticios.

¿Puede la filosofía aportar sentido al quehacer vital? Estoy totalmente convencido. De ahí que suspenda a alumnas que hasta vienen con recomendación de jefe de estudios.
Pero, como he reiterado muchas veces, el nombre de eso es enseñanza y no se acomoda a ningún marco "terapéutico". Si nos empeñamos en esta última dirección, me parece inevitable ingresar en peligrosas órbitas para-religiosas. De ahí la imagen de Ratzinger.
De ahí y también del próximo Congreso de Filosofía Práctica en México, cuyos organizadores tienen en su web de presentación la figura de este egregio personaje, fustigador de relativismos tiránicos y libertador de la esclavitud de la descreencia.
No seré yo el que arroje el primer asombro. Si excluimos el rigor, la autocrítica, añadimos una buena dosis de todo-vale omnitolerante, más amor, amor, Amor..., comprensión, iluminación, totalidad..., desde luego, Ratzinger y los opusinos no desentonan, como mínimo.

¿Y todo se agota en enseñanza? No. Como bien señala PacoP., este movimiento supone un soplo de aire fresco frente a los mortecinos hábitos académicos. Completamente de acuerdo con su frase de que "No es una alternativa a la psicología. Es un intento de reconstruir la Filosofía". Propio también de la Filosofía en su sentido más originario es erigirse como pensamiento crítico, por ejemplo frente al psicologismo imperante o a la mancomunidad de intereses bastardos que rigen nuestras sociedades.
Pero, si bien todo esto no es educación, mucho menos es orientación personal.
¿Que puede tener consecuencias benéficas para el individuo? Claro que sí, como el deporte, la práctica de la relajación, un día soleado o que, ay, por fin nos haga caso la vecina del quinto.

Y eso me lleva al asunto de los principios de sabiduría. No hay ninguna idea per se que te brinde su poder sanador, sino únicamente la que se forja en el diálogo con la intransferible peculiaridad bio-psicológica, socioculturalmente situada, que es cada cual.
Me siento cosmopolita, claro (¿leísteis el artículo Andazulía de Ferlosio el pasado sábado?), pero creo también que cada uno ha de inventar su cosmopolitismo. Odiseo encontró su redención volviendo a Ítaca, ¿no?
Dejo para otra ocasión debate más reflexivo sobre el tema.

Termino con la psicología. Al criticar algunos aspectos de la filosofía práctica podría dar la impresión de que existiera menos mitología o confusión en las disciplinas "psi". No es el caso. El eneagrama, que ha salido en algún post, es un ejemplo claro de concepto esotérico que satisface las peores pulsiones del muñidor teórica que la aplica (ánimo clasificador, simplificación artificial, poder...)

Continúo otro día.

Más sobre orientación filosófica y psicología

En el último Congreso Internacional de Filosofía Práctica, celebrado en Sevilla, Lou Marinoff
se ocupó magistralmente de esta cuestión, con cuatro ejes de distinción o demarcación: funcional, regulativo o legislativo, profesional y metadialógico. Dibujó un panorama bastante exhaustivo que iba desde la psicoterapia al bartender, desde el psicoanálisis al philosophical counseling (pasando por el pastoral counseling), desde los modelos de imitación alopática a los modelos holísticos (incluida la autoayuda, el new ageism y la brand therapy). Ojalá salgan pronto las actas.

Creo que hay espacio para toda clase de orientación y asesoría, y espacio también para la libre competencia. Cada quien, con el debido conocimiento, escogerá sobre la base de la consistencia intelectual, la utilidad o la eficacia de cada práctica de orientación concreta, supongo.

Creo también, dejando a un lado la metafísica, que la distinción entre psicología y filosofía práctica es muy clara, a pesar del aspecto selvático de sus corrientes. Todas las psicologías parten de un esquema narrativo, biográfico, e inciden en la base emotiva o sentimental de la conducta. Las distintas corrientes de asesoría filosófica, con mayor o menor acento en lo terápico o en el aspecto dialógico, se centran en la base racional del comportamiento y se ocupan no de traumas biográficos sino de problemas conceptuales o de comprensión, de cuestiones no psicológicas como la moralidad privada o la ética profesional, el significado, el valor, los propósitos, la realización personal o profesional, los sistemas de creencias inconsistentes y la interpretación y análisis de los cambios vitales.

Puede y debe haber lugar para ambas disciplinas. Ya lo ha dicho en estas páginas Antonio Pino, "el trabajo terapéutico y emocional es necesario pero no suficiente", "las prácticas filosóficas vienen a completar ese trabajo". No puedo, sin embargo, dejar de llamar la atención, como hace Marinoff, sobre la falacia “post hoc, ergo propter hoc” tan común en la consultoría psicológica.

Luis F. Navarro


Iniciando un nuevo tema...LA Orientación Filosófica y la Psicología

Iniciando un nuevo tema...LA Orientación Filosófica y la Psicología

Dado que existe un interés creciente en comparar, diferenciar, poner a pelear, dejar que se ignoren mutuamente,o establecer un dialogo creativo entre ellas os propongo un nuevo apartado en el que ya cuelgo la presente introducción:


Por muy diversas razones , no pienso que pueda definirse la Or-Fi (o Asesoría Filosófica ) desde su comparación con la psicología. En primer lugar, es una tarea inútil intentar trazar los propios limites buscando la frontera con otro territorio que tambien carece de ellos . Si es complicado reconocer pautas comunes en haceres tan opuestos como los que hoy se engloban como Or-Fi, asesoría, terapías filosóficas, etc; no resulta menos imposible encontrarlas dentro de la selva actual de las psicoterapías.


Dos son las estrategias habituales en dicho intento: La primera de ellas , consiste en una suerte de "teología negativa". No puedo conocer a Dios dado que su res infinita escapa a toda posible comprensión; pero puedo saber lo que no es y , al menos, asomarme al abismo. La Filosofía se torna misterio, re-ligación, sed de sentido...salvación. Es insondable: Logos y Tao. En cambio la psicología - siempre acotada a alguna de sus vertientes y rechazada, en el mejor de los casos, como filosofía incompleta- muestra su rostro deforme que no es el propio: No la Filosofía no es eso, ella no sana, redime...

Generalmente conectada con la anterior , la segunda realiza la creación, tan bien descrita por Nietzsche, de los contravalores : no puedo afirmarme como buena (reconociendo, in pectore, el completo fracaso de la Filosofía), pero si mi contraria ( la psicología reducida habitualmente a psicoanálisis )es malvada yo seré santa dado que soy lo opuesto. Basta revisar las actas del congreso iberoamericano para encontrar abundantes ejemplos de ambos caminos.

Si lo que se intenta es un esfuerzo honesto, al final la verdad acaba siendo cuestión de honestidad, por comprender el fenómeno la ruta se encuentra en el propio devenir de la filosofía y en final de la fiesta de-constructiva.

Ya no queda texto que re-de-construir, se ha de-construido la propia deconstrucción sin que la doble negación nos lleve a la afirmación inical.Todo, el colmo del bizantinismo, se torna mero tópico, puro gesto...¡Esas lágrimas de cocodrilo por la muerte de la Filosofía!. El hieratismo del icono se esquematiza en logotipo. Libres de la retórica todo es una broma descomunal . Reimos en el cóctel mientras miramos la tortilla de patatas ( o del estado español ) de-construida:
espuma de patatas con gelatina de huevo al aroma de cebolla. Es graciosa pero no hay quien se la coma o esté dispuesto a pagar su desorbitado precio. La fiesta fue divertida mientras duró , pero ahora hay que barrer y dejar el salón habitable. La post-post- modernidad ( ultramodernidad la llama Marina...pues vale, lo que usted diga) vuelve al tajo y a bregar con una vida donde los partidos políticos marcan mínimos históricos, no sabemos como educar , es decir, no tenemos un "ideal" de ciudadanos o donde los padres esperan que un psicólogo les resuelva sus dilemas éticos.Mientras la filosofía académica comunica o está sin cobertura.


El cómo la filosofía se vuelve escolástica no ya de un sitema, sino del propio quehacer merecería comentario aparte. Señala Ortega que los neokantianos, y por eso los llama escolásticos, , no se hacían problema de entender el mundo, su problema era entender la respuesta de Kant a esa pregunta. La postmodernidad nos trae una Filosofía cuyo único problema parece ser ella misma. Incapaz de entender una técnica ( el propio Heidegger dimite al darse de bruces con ella)a la que se entrega como un destino inapelable y en el más completo de los autismos.

Como acertadamente señaló el profesor Portillo, a pesar o gracias a su escepticismo, es en relación a la Filosofía para niños, los Cafe-filo, los grupos Neo-Socráticos, Filosofía en la Empresa y otras formas de filosofía aplicada donde la Or-Fi encuentra su significado. No es una alternativa a la psicología. Es un intento de reconstruir la Filosofía.

Creo que ya me he extendido demasiado. Próxima entrega: Or-Fi y psicoanálisis.

Gracias por vuestra paciencia.
Paco P.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres