Blogia
DIDÁCTICA de la FILOSOFÍA

Fuera los poetas de la república

Fuera los poetas de la república

Pirotecnia verbal y poca enjundia. Abundancia de modo y bien poco argumento. Jerga y retórica. No hay que explicar. No hay que exponer. No hay que hacerse entender siquiera. Basta negar, esta es la preferencia. Con algo de gracejo, en tono mayor o menor, pero con música. No tengo yo la sensibilidad imprescindible para gustar del cántico melifluo y de la melopea.

Vocación de metáforas y vocación de estilo, inclinación incorregible hacia la biensonante oscuridad. Siempre es más fácil que el enhebrar razones. Póngase un punto de poesía, un mucho de discurso indescifrable. Basta.

La jerga es un broquel. No veo a través suyo. Pasa con todos los escudos, aunque sean pequeños. Evasión.

Aquel decía que “desear a una mujer era desear a todos los paisajes, a todos los encuentros, a todos los libros, a todas las ciudades que se dan en ella". Que amar era “el deseo de desenrrollarla”. Qué entrega, cuánta emotividad. ¿Cuál es el fundamento? ¿Ni una razón, ni un paso deductivo? Figuras literarias, tal vez psicología de bolsillo… la filosofía es otra cosa, afortunadamente.

La filosofía permite el diálogo y el entendimiento porque se fundamenta en lo común: el logos, el discurso razonado, el que podemos intercambiarnos, el que podemos compartir o rechazar apelando al argumento y no a la melodía de las palabras.

¿No puede amarse en parte? ¿Amar en el misterio? ¿En el cuerpo sutil o en la abundancia? ¿En el temperamento amable? ¿No pueden preferirse ciertos barrios, ciertos pasajes, incluso cierto escolio al libro entero siempre? ¿Y por qué? Siembras de dudas y preguntas, haces filosofía.

¿Qué ha podido pasarnos tantas veces que no ha quedado claro, que quedó nebuloso, vago, altitonante y bajiconvincente?

Aquel decía que rechazaba “apósitos que yugulasen el dinamismo del deseo”. Qué noble y qué valiente. Pero eran simplemente principios racionales que pudieran guiarlo. Dijo también abominar del bendito “temor a diluirse en eso deseado”, cuando era simplemente horror a ser esclavizado. Puede que haya filósofos de toda laya, pero no filosofías: existe sólo la que arguye.

Prohibirnos cosas a nosotros no sé si es voluptuoso, pero lo encuentro útil. Aleja del mayor sufrimiento. No lo excluyo del ámbito del deseo, lo incluyo en el ámbito de la práctica, en el del cálculo de frustraciones, por corregir a Epicuro, maestro, hombre, filósofo, de mente clara, de estilo claro, maniático de proponer demostraciones, andante de vía lógica, el pobre.

No sé tampoco si el deseo puede domesticarse o puede infibularse. No sé que es eso. Sé que puede seguirse o no seguirse y sé que puede educarse o calmarse con la filosofía.

Luis Fernández Navarro

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Luis -

Como habrás visto Carlos en post ut supra, sé que hay poetas perfectamente inteligibles. Mucho más que los filósofos poéticos. Alberto Caeiro es pura luz para mí. Y qué decir de Pablo... Vale más él que toda la república (y la monarquía juntas)

Luis -

Hay un peligro: siempre la lerga a la larga hace más jerga que jirga, y siempre la jírica a la jórica hace más dórica a la lírica.
Es broma. Estoy de acuerdo.

samuel izquierdo -

Personalmente prefiero a los filósofos fondones con lerga jírica y exabruptos de cosecha propia. Cuestión de gustos, claro.

Luis -

Por cierto, puede renegarse de lo que no se entiende justamente por eso, por ser ininteligible. Sería malo hacerlo, claro, por no tener entendederas. Modestamente, espero hallarme en el primer caso.
Y ni censura, ni autocensura: libertad en el debate público.

Luis -

El título es provocativo, claro. Se relaciona con Platón, como sabéis. Filosofía y poesía son cosas distintas, como ciencia y filosofía. Hay relación claro. Pero no debe haber confusión. La filosofía, desde mi concepción clásica, se rige por la norma de la verdad, no por la norma de la retórica. No condeno la poesía, ni condeno gremio alguno salvo el de los filósofos sin fondo y mucha jerga lírica. Y, en efecto, hay una discusión detrás que ha terminado con exabrupto ajeno.

Profe Portillo -

¿El de la jerga es el poeta? ¿Qué poeta Luis, qué poetisa? Tu generalización a partir de las citas que has seleccionado es fascinante... sobre todo "muy racional", ya que a partir de casos escogidos por sus características negativas condenas a todo el gremio. ¿No era eso un etiquetado ilegítimo, excluyente?
Expulsas de tu templo de la inteligibilidad a la poesía... ¿No has leido nunca un poema que se entienda claramente? Hay muchos: Roque Dalton, Bertol Brecht, Gioconda Belli, gran parte de Pablo Neruda, Quevedo, Manrique...
Aunque, claro, al leer los comentarios me voy dando cuenta de que esto viene de algo que yo no he leído. ¿Tal vez discutíais sobre alguien en concreto? Esto explicaría tu comentario: "El de la jerga es el poeta. Mala poesía pasada por filosofía. Pura forma sin fondo. No hay modelos de racionalidad". ¿O es que para tí toda poesía es mala y ansía hacerse pasar por filosofía?

samuel izquierdo -

1er error: ¿desde cuándo un correo electrónico es público, Luis? ¿Tú correo ordinaio lo es? ¿Podemos mostrarlo en esta webblog?
Sí, lo hay. Relee a Kant.
2º error: ad hominen muy flojo. No se trata de mis posts tus posts.Se trat de ser torticero- fuera los poetas de la républica, ¿cuáles todos menos Platón y tú?
3º: Mira quien ha trasladado una discusión propia de la e-lista a la blog. he sido yo al contestarte aquí y no allí. No tú. Como ves, ningún problema en verter lo que haga falta.
4º Yo odio a los "supuestos mártires de la libertad de expresión"; hay tantos que aburren. La censura, mejor la autocensura es necesaria e higénica. En este caso, vuelves a ser torticero das a entender que tengo algo que ver con tus cuitados posts. Mal, muy mal Luis. ¿Fuiste censurado dos minutos por una mano negra? ¿Cómo lo solucionaste? Ah, volviste a colgar el post. Pos vaya censura. Lo mismo confundes censura con bloqueo temporal del servidor. No sé si vas a pillar toda la ironía de este punto, pero da igual. Para otro día el elogio de la censura via Buñuel y Borges.
5º Yo creo que debes repasar a Schiller y su distinción sobre poesía sentimental/no sentimental, además de sus cartas sobre la educación estética del hombre. A lo mejor te aclaran algo. ¿Poesía filosófica? ¿Exsite tal engendro? Lo de dejarse llevar por el tono musical, dionisíaco, en este caso, es crítica platónica; si deseas actualización: la crisis de la mente moderna - Alan Bloom. Yo tampoco argumento, como ves, te doy citas: falta de espacio y de tiempo.
6º Soy dueño de mis palabras y mis silencios. "Me enseñoreo de ellos". Vuelves a ser torticero, pero sobre todo infantil. ¡joder con los rousseanianos, estos! Te puedo asegurar que yo no voy a "tocar" tu post. Nunca lo hice, nunca lo haré ni a ti ni a nadie.
P.D.: En tu post hay de todo menos poesía y racionalidad- ya te lo apunto Prof. Portillo-. Por eso no entré a valorarlo en la e-lista. Aquí sólo expresé mi disconformidad con la forma "deshonesta", en mi humilde opinión, en que lo has hecho.Las verdedras víctimas de la represión de su libertad de expresión ya tienen un "competidor ficticio más". No sé si haremos mucho o poco por la didáctica de la filosofía en esta blog. Por la defensa de la libertad de expresión desde luego, desenmascarando falsas víctimas.Tú mismo...

luis -

1. Desde la blog se puede acceder a todo el correo del grupo, o se podía antes. Gabriel dice que ha hecho algo para evitarlo. No lo sé. ¿Acaso el correo no es público? ¿Hay algún problema en que lo sea?
2. Todos tus post colocan a los lectores en antecendentes? A mí no me lo ha parecido a veces. Pueden pedirse aclaraciones en forma de post o comentarios. Yo lo he hecho
3. No creo que haya una sola forma de post y sigo los consejos de Gabriel: trasladar las polémicas del correo a la web
4. Odio la censura. Ya se me ha censurado en la blog una vez. Volví a colgar el post. Puede volver a pasar de nuevo, supongo
5. Tengo mis puntos de vista algo platonizantes sobre la "poesía filosófica", es decir sobre la filosofía de jerga que no arguye, pensando quizá que ciertas tesis quedan por sí mismas "bonitas", con enunciarlas simplemente en tono musical
6. Lo mejor: responder. Pero es más fácil la censura: tú mismo...

samuel izquierdo -

Lo que has hecho, Luis con este post me parece muy mal. Has copiado y pegado tu respuesta a un mail de la e-lista y ni siquiera lo has pulido un poco ni le has dado forma de post, esto es: colocar a los lectores en an tecedentes- los motivos, lugares, etc..., de donde parte la discusión. Al interfecto no creo que le moleste tu acción. A mí me decepciona que no respetes los límites de ambos ámbitos, no digo que no se deba trasvasar discusiones; digo que se debe hacer honestamente. No entro a valorar el fondo, como tampoco lo he hecho en la e-lista. No creo que este post, tal y como está; deba estar en la blog, pero puesto que lo has colgado...

Luis -

No. Lee bien. No es tan fácil. El de la jerga es el poeta. Mala poesía pasada por filosofía. Pura forma sin fondo. No hay modelos de racionalidad. Todos somos iguales para la razón.

Profesor Portillo -

Bueno, Luis, curiosa racionalidad esa de renegar de lo que no se entiende (tú mismo dices constantemente que no entiendes la poesía, que no ves a través de sus palabras...), de etiquetar una realidad diversa bajo un rótulo prejuicioso...
Poetas y poetisas hay muchos y muy diversos, y a bastantes se les entiende todo o casi todo. También hay filósofos casi ininteligibles en un principio. ¿Te gustan esos que tras un muro de guiones y modificaciones del ser esconden lo que dicen, sea lo que sea esto? Piensa que, desde otro gusto, distinto al tuyo, podría seleccionarse fragmentos de "jerga filosófica" y escribir un post similar para, por ejemplo, defender la ciencia como modelo de racionalidad frente a la filosofía (no pretendo hacer tal cosa, sólo animarte a que consideres que desde otra idea de las relaciones entre disciplinas alguien podría querer hacerlo).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres