Blogia
DIDÁCTICA de la FILOSOFÍA

LO QUE YO DESEO PARA MIS CLASES... (y V)

LO QUE YO DESEO PARA MIS CLASES... (y V)

Conclusión: una filosofía del sentirse afectado: Michel Henry y Humberto Maturana

“La cultura animi no es, en suma, nada menos que la educación de la libertad, cuyo ejercicio pleno, efectivo, exige una disciplina moral y discernimiento, una integración de los conocimientos que supone una formación. Pero implica también la afectividad, es decir, la capacidad de cada cual de ser afectado, que es en su esencia auto-afección, capacidad a la vez de “recibirse, de experimentarse a sí mismo, de ser afectado por sí mismo” (Koninck, Th. “A favor de la cultura”, Revista de Filosofía, 3.ª época, vol. XIII (2000), núm. 23. Universidad Complutense. Madrid)

Es decir, una fenomenología radical de la vida en la que experimentarse a sí mismo constituye lo propio del vivir. Vivir es sufrir y gozar lo que se es (la Afectividad como esencia de la vida). Lo que experimentamos como seres encarnados es hambre, frío, malestar, miedo, resentimiento, desprecio, celos. Es en el corazón, donde el hombre se experimenta a sí mismo y todo lo que experimenta: afectos, deseos, robos, homicidios, envidia, lujuria…

Hay una “palabra del mundo” que describe la exterioridad (incluido el hombre como exterioridad). Hay otra palabra que describe la propia experiencia del vivir. Es la palabra del corazón. Si nos vemos reducido a la descripción exterior del mundo y del ser humano ¿qué pasa? Es la barbarie. El superdesarrollo de la tecnociencia y el abandono de la sabiduría. La filosofía como sabiduría debe hablar una palabra desde la experiencia interior y no sólo desde la exterioridad.

Desde otro lugar habla Humberto Maturana. La emoción es el punto de partida de la experiencia humana y la emoción del amar, entendido como cercanía, proximidad, búsqueda de contacto ha sido predominante en la especie humana, frente a la emociones agresivas de dominio /sumisión predominante en los demás homínidos. La mano humana es más un instrumento de caricia y cuidado que un instrumento para desarrollar la técnica. El lenguaje entrelazado con las emociones propio de la maternidad hace de la especie humana un fruto de la biología del amor (homo sapiens amans, en vez de homo sapiens agressans u homo sapiens tecnicus. La cultura es la red de conversaciones donde se entrelazan el lenguaje y las emociones. La filosofía matríztica basada en esta biología del amor explica la Matriz Biológica del Existir Humano como predominio de amar, entendido este como el dominio de las conductas en la que el otro es legítimo otro, sin condiciones, unidireccionalemente.

Termino la lista de autores e ideas que tengo más presente al entrar en el aula... Adios

Antonio Pino

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

antonio -

Efectivamente. Ahora habla de filosofía matríztica. En la web, que enlaza con su nombre, van apareciendo noticias y artículos relacionados con su pensamiento. Un biólogo que deviene filósofo

PacoP. -

Gracias Antonio.Mucho que comentar ( y experimentar....)¿Es el Maturana biólogo que explicó los sistemas autopoiéticos?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres