Blogia
DIDÁCTICA de la FILOSOFÍA

Straussiana I

Straussiana I

Al hilo del último post del Prof. Portillo, quisiera aportar algo….Escribe B. Pascal en sus Pensamientos: “No nos imaginamos a Platón y Aristóteles más que con grandes togas de maestros. Eran gente sencilla como los demás, que se divertían con sus amigos. Y cuando se divirtieron componiendo sus leyes y sus políticas lo hicieron como quien juega. Era la parte menos filosófica y seria de su vida; la más filosófica era vivir simple y tranquilamente”. Sin embargo, en tanto que filósofos, esto es: posibles sujetos imputables de delitos de impiedad, a lo que tan aficionados eran nuestros magnos griegos; unos y otros, dependían del régimen y la situación política para desarrollarse como tales; por tanto, la reflexión sobre la tensión fundamental entre filosofía y política cae del lado de esos aspectos vitales que propician un vivir simple y tranquilo. Este es uno de esos problemas perennes que Strauss caracteriza de la siguiente manera: “Damos por sentado que existen alternativas fundamentales, alternativas que son permanentes o coexistentes con el hombre. Esta aserción es frecuentemente negada hoy día. Muchos de nuestros contemporáneos son de la opinión de que no existen problemas permanentes ni, por tanto permanentes alternativas”.
Creo que va siendo hora de dejar de soñar con serpientes y volver a plantear las alternativas fundamentales. ¿Continuará?
Samuel Izquierdo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

samuel izquierdo -

Jeje, Prof. Portillo me pilló la cita "oculta". Si no recuerdo mal, ese tema lleva una introducción recitada o hablada que dice lo que sigue:
"Hay hombres que luchan un dia y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.
Bertolt Brecht"
Creo recordar que la t desparecía y Silvio jaleaba indebidamente la ch. Lo importante ya está dicho, creo; lo demás forma parte de mi memoria lateral- creo que se llama así-.

antonio -

¿te refieres, Samuel, quizás, a frecuentar las preguntas existenciales, fundamentales, tales como ¿qué podemos esperar? o ¿a qué nos atrevemos?

Jesús Bonilla -

La vida es movimiento y el movimiento al afectar la forma, es vibración. Vibración o movimiento es el cambio de lugar en la revolución del tiempo. La vida de movimiento rítmico y armónico es salud y felicidad; la vida arrítmica e inarmónica es muerte y desgracia: vida y muerte son dos hermanas gemelas, hijas del movimiento.

Este nuestro, es un mundo mental. En un mundo mental el soberano es el pensamiento.
La diferencia entre el pensamiento Abstracto y el pensamiento concreto consiste en la rapidez o la lentitud de las vibraciones.
En esta rapidez consiste la evolución del hombre.

Profe Portillo -

Por cierto, mi pregunta sigue en pie, la planteemos como la planteemos.
¿Qué vamos a hacer en esta nueva situación cada uno y cada una, y el colectivo del profesorado de filosofía?

Profe Portillo -

"Sueño con serpientes,
con serpientes de mar,
con cierto mar, ¡ay, de serpientes!, sueño yo..."
(Silvio Rodríguez)

De eso se trata, de alternativas básicas: vivir del cadáver podrido que ya no existe o trabajar sobre el presente desde la responsabilidad y la profesionalidad, instalarse en la queja o desarrollar la acción...

La aparente alternativa de aceptación u oposición a un cambio no debe encubrir este otro tipo de alternativa. La queja no es acción ni verdadero rechazo, es sumisión y pataleo. La acción puede ser acorde al nuevo sistema, contraria al mismo o quintacolumnista respecto al sistema (seguro que hay más variantes, según la postura y posibilidades de cada cual), pero se desarrolla siempre en el presente.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres